¡Síguenos!

Hola, ¿Qué estás buscando?

Actualidad

Boca, mi buen amigo


-

En esta sección les presentaremos una serie de escritos que reflejan la pasión por Boca Juniors. En esta entrega, las sensaciones de una nueva estrella desde Córdoba…

Sábado 14 de mayo

Después de sufrir 90 minutos y de re contra sufrir en los penales; después de escuchar que la final de la Copa de la Liga se jugaría en Córdoba y que genere que Florencia se ponga más nerviosa; después de las puteadas por el desgaste mental de la semi contra Racing y del desahogo para perder la voz ir a un cumpleaños para relajar, a veces, alimenta más lo previo. El camperón para evitar el frío de Río Ceballos expone y Boca es el tema por hablar. En eso Gonzalo, el cumpleañero, se acerca y dice: “Yo sé que me ves de nuevo borracho y tal vez mañana me olvide lo que te diga ahora, pero te digo esto: habiendo nacido en Córdoba, no podés ser bostero”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Sábado 21 de mayo

La Docta parece una sucursal de La Boca. Ya hay camisetas por todas partes. Ya van llegando de a montones quienes quieren una revancha contra un equipo de campaña resonantes en poco tiempo. Cerca de la Plaza de la Música, en la costanera, hay unos pibes de azul y amarillo en modo turista que se sientan a comer. Tal vez están esperando que el domingo todo sea un concierto. En Carlos Paz con su familia está Pablo, que es uno de los más grandes coleccionistas, que se hizo cientos de kilómetros para coleccionar, pero esta vez no camisetas si no otro momento “A lo Boca”. Tanto él, como todos y todas y como los pibes que están cerca de esa “Plaza”, sabemos que la vida sin música sería un error y que la nuestra sin Boca sería igual.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Domingo 22 de mayo

Un “Estamos saliendo para allá” llega en modo de notificación, para que el despertar se acelere como las pulsaciones. Ya es domingo y ya es jornada de final. Benjamín, el hermano de la vida, viaja con René (padre postizo de la vida) y su hermana María. Ella es quien “se puso la 10” y se puso varias horas frente a la pantalla para tener el pase a la felicidad. O por decirlo de otra manera, la entrada para el partido de Boca vs Tigre, después de horas maratónicas donde conseguirla, para su hermano odontólogo, fue un perno…

Advertisement. Scroll to continue reading.

Advertisement. Scroll to continue reading.

La previa organizada por la Agrupación Córdoba Xeneize es un éxito. En otro punto de la ciudad la Peña también hace su juntada. En ambas partes se percibe lo mismo: lo que lo hace grande a Boca, es su gente. Y lo que hace grande a la gente de Boca es el compartir, por eso Marcelo es el “invitado de honor”, quien también quiere tener una revancha propia en el Kempes.

Advertisement. Scroll to continue reading.

En el predio antes de ir a la cancha hay fiesta antes de la fiesta: cuarteto, chori y fernet, para que no se olviden que están en Córdoba. Hay gente de todas partes que sigue llegando y hay recién llegados que empiezan a seguir a Boca donde vaya. Como Fernando y su hijo Gael, que tan sólo tiene un mes de vida y ya va a experimentar este fenómeno que nos da vida a nuestros meses.

En el Club Comunicaciones sobran las palabras. Todo se resume a dos banderas que lo explican todo. En una se utiliza a la “Mona” Jiménez para entregarse a Boca al leer “El vicio de amarte”. La otra es más notoria, está sola en un alambrado con una verdad absoluta: “C.A.B.J Todo lo demás no es nada”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Advertisement. Scroll to continue reading.

El partido

Los nervios fueron iguales tres años después de aquella final perdida contra el equipo de Victoria. La revancha debía ser tal que se usó la misma camiseta, se intentó que un fotógrafo sacara una foto en la misma platea, sin saber que el responsable sería el gran José Ardusso quien retrataría una de las camisetas más lindas para que cambiara su fama.

Advertisement. Scroll to continue reading.

La gente copó igual el estadio mundialista de Córdoba, porque es una de las hinchadas más fieles del mundo y se volvió a aplaudir a un delantero estrella, que sí pudo volver y cumplir su promesa de ser campeón (porque a diferencia de otros nunca fue mala palabra, ni descendió el respeto por él). Lo que cambió fue el resultado, que también como hace tres años se inició por error de un arquero. Si cambió en esta tercera vez de enfrentamientos definitorios frente a Tigre el resultado final, en la que dos veces festejamos, como en 2008. Por eso la camiseta cábala, se cambió a aquella de amarillo fuerte, cuando parecía que el partido se complicaba.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Foto: José Ardusso

Lo que no cambió fue el paso por todas las emociones, pero sí con quienes se compartieron. Porque de golpe los abrazos tan conocidos se reconocieron en otro ámbito. Benja, el amigo de siempre, el que siempre bancó en todos los partidos, el que agarra la bandera que trae suerte, siempre del mismo lado, el que siempre confía cuando ya no queda más fe, el que fue el culpable de los poemas de amor desesperados a un Club en sus 100 años… Ese hermano del alma abrazó por vez primera en una cancha. Y fue tan raramente conocido ese abrazo, que ahí, en ese instante se resumió todo. Porque abrazar a René, en el segundo gol, fue agradecerle tantas tardes con mates y pastelitos, viendo al Boca de Bianchi cuando el amor no entendía de decodificadores. Abrazar a María fue agradecerle compartir estos momentos, postales de un placer exquisito llamado Boca. Y abrazar a “Marce” en el tercero, ya festejando antes de tiempo, fue el alivio de quien sabe que no debía escuchar insultos al aire, si no una bocanada llena de alegría.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Al final, con la satisfacción de lo vivido, volvieron a la mente Franco y Lucas. Los dos que faltaron para completar el cuarteto y para que el baile fuese completo. Pero ya vendrán y ya los abrazaré del mismo modo que lo hice con Benja. Pero abrazar a Benjamín, fue el saber que hay que hacerlo en La Bombonera, pero que este domingo se empezó a consolidar esa mística, esa cuestión que nos une y que a veces es anecdótica. Porque Benjamín es uno de mis tres hermanos bosteros, pero sobre todo es mi amigo.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Eso fue lo que pasó el domingo, cuando Boca logró su estrella N° 72 y materialicé en un abrazo a un amigo, el abrazo imaginario que le doy a Boca. Porque Boca se explica como lo que pasó cuando empezó el partido, cuando salió a la cancha. Boca es ese humo azul y amarillo que se elevó y no el humo que venden desde un canal por una encuesta ganada por los otros de tantas que se hicieron y perdieron; es la alegría de saberse siempre presentes, en las buenas, en las malas y en las crisis que quieren imponer aún cuando Boca festeja; Boca es ese vals que suena desde la tribuna, para que nuestra gente baile siempre con la más linda; es el pueblo que se pone contento, cuando las noticias no dan muchas razones para estarlo; es el viaje a donde sea, sin importar el cansancio, porque al final siempre vamos a sentirnos realizados y no hay mejor desgaste que ese: el de darlo todo, las voces, las manos, los cuerpos, el alma, la vida si fuese necesario. Porque Boca es una de las cosas más importantes de nuestras existencias. Es la continuación de un legado hermoso que se traduce en los hijos, en Roma mostrando su muñeca bostera y reconociendo la sonrisa de su papá, que se continúa en la familia que toca. Pero, sobre todo, Boca es esa familia que se elige. ¿Acaso no es eso un amigo?

Por eso cada vez que me pregunten por qué soy bostero habiendo nacido tan lejos de donde nació Boca, voy a responderles lo que Gustavo Cerati alguna vez definió como la característica que más valoraba de sus amigos: “El amor incondicional. Es la razón por la cual uno elige a sus amigos. Es lo que va más allá de las peleas, los alejamientos, de todo”.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Por eso todo lo que pasó, pasa y pasará en torno a Boca se resume cuando sale a la cancha. Cuando le decimos a nuestro modo, que lo vamos a amar incondicionalmente. Cuando todo el pueblo empieza a cantar: “Boca, mi buen amigo”…

Advertisement. Scroll to continue reading.

Comenta aquí


Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Actualidad

El Consejo de Fútbol decidirá su futuro en las próximas semanas. Se arma el plantel del 2023.

Actualidad

El Xeneize, cerca de cerrar varios acuerdos importantes de cara al 2023.

Actualidad

Los representantes del Xeneize en la gran cita. Repasá cómo les fue en el club.

Advertisement